Hacer dinero hablando de cagadas

La crisis en Europa y un elevado desempleo entre jóvenes Españoles/as es algo que me tiene preocupado desde hace años. Merecemos* algo mejor, pero ¿cómo? Hoy he leído algo, que igual podría ser la receta para un cambio fundamental.

El artículo del que hablo es este. Es verdad que viviendo en Australia alucino con la cantidad de gente que veo tuiteando, “blogging” o escribiendo de comida. Algunos se pierden su comida tomando miles de fotos de su hamburguesa, todas desde diferentes ángulos intentando poner un trozo de carne con un poco de tomate y dos pedazos de pan (que no se merecen ni el nombre por cierto) en una luz que haga que parezca una cosa más valiosa de lo que es. Y es cierto, para ellos la cantidad de gente retuiteando sus fotos cuentan más que la calidad de la comida. Al final, son los “followers” que les aseguran su comida. Hay mucha gente que viven bien solamente escribiendo de comida (temo que muchos de ellos apenas saben calentar una sopa) y es el poder de las redes sociales que les permite hacer esto. Sobre todo en la cultura anglosajona, las redes sociales se han transformado de un hobby en una herramienta que hace temblar a los chefs y gestores de restaurantes por igual: en la época cyber son las masas las que cuentan, no la calidad!

Ahora, en muchas culturas a la gente les cuesta hablar de cosas íntimas. Por ejemplo, hablar de cagar no es una cosa que cae fácil a nadie. “Me voy a un lugar”, “Perdona, donde están los…eh, usted sabe” y otras expresiones son prueba de este malestar. Viajando y viviendo en varias culturas me he encontrado a muchas personas que les da cosa si digo que me voy al baño. “¡Ay!, por favor, no me digas esto. No quiero saberlo.”
En comparación, en España no es tan difícil hablar de tales cosas. Entre amigos no nos complicamos diciendo “me voy al baño” dejando a todos preocupados si después de cinco minutos todavía no estamos de vuelta…¿no resulta mucho más sincero y útil decir “me voy a cagar”? Así todos estarán preparados a un posible retraso.
Entre algunos amigos (un saludo al pueblo andaluz) aun vamos más al detalle: “Y cómo ha ido?” “Pues mejor que ayer; superado la congestión” o ” Oye, os esperáis un momento antes de iros al baño, es que he dejado uno….”. En Suiza, entre amigos  también solíamos decir “he cagado por lo menos dos kilitos” en cuando se trataba de una cosa mas importante.
Claro que hay mas, pero considerando el contexto, igual es mejor si dejo el tema aquí.

Por lo menos a los médicos les parece importante si uno puede o no puede (cagar). Quien ha estado en el hospital lo sabrá. Y el día mundial del sanitario también llama la atención para que hablemos más del tema.

The Golden Poo El “Golden Poo”, un icono japonés, en una exposición  llamando la atención sobre la falta de sanitarios, causa de la muerte de miles de niños en países subdesarrollados (Foto:
London School of Hygiene and Tropical Medicine/IRIN)

Entonces, si hay gente que ganan su vida hablando, tomando fotos y tuiteando de comida, porque no hacer lo mismo de su transformación posterior? Al contrario que la comida es una cosa de la cual no todo el mundo se atreve hablar. ¡Es un nicho! Seguro que se puede ganar dinero hablando de cagadas, no solamente aquellas escritas pero en su forma física. Y los Españoles tenemos la facilitad de dedicarnos a los más importantes detalles de la vida. ¡Buen provecho!


* Aun no soy Español temo incluirme en el grupito. La cultura Española es en la cual siento y pienso y con la cual me puedo identificar (en comparación con aquella de Suiza). Y como me cago en nacionalismos y fronteras administrativas, no veo porque no podría considerarme Español. Al final somos con lo que nos identificamos.

Advertisements

About blaubear

Born in 1973 in a small village in rural Switzerland and into a society largely dominated by cows (not only was the human population of one-hundred-and-forty outnumbered by them, but politics driven by unreasonable subsidies for diary products) I was connected with nature from early age on. Observing nature on one hand and the deficiencies of a dysfunctional Swiss agricultural policy with farmers that had lost connection to the land that provided their income on the other, I soon started to question society and the meaning of life. Suffering also under a farcical public education I developed curiosity to discover on my own. That was how I soon learned that little of what I had been taught was true. Skepticism and interaction with people from for me new cultures fostered my interest for the world and eagerness to leave a life shaped by federalistic layman-ship. At the age of twenty-three I hit the road for the first time, an event that later translated into passion. Traveling between cultures has since become part of my life. At the age of thirty-three I finally realized my dream and did a degree in Environmental Engineering from which I graduated in 2009, only to leave Switzerland once more for my "real home" Spain. Unfortunately, the stay was a short one: a couple of months later I was offered a job in Southeast Asia, where I worked and also lived (with some interruptions, e.g. I live in Melbourne since late 2012) ever since. Having worked for a Japanese company earlier in my life, I soon felt captured again by Asian culture and thinking which makes a lovely contrast to my European heritage. My journey through different countries and cultures has taught me that regardless of how different our thinking and values are, no matter what approaches we take, we all can learn from each other. And if we are open enough to see the common instead of pointing out the differences, then we have a chance to live in harmony and peace: Life is all about integration, not exclusion! It's an old wisdom that "knowledge is power", as such I never get tired of being around new people, having interesting talks, and reading lots of good books. I hope that my blog can contribute to the conversation.
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s